El Parlamento Asturiano sigue dando la espalda a las 2.500 familias amenazadas de desahucio

Los Presupuestos Generales del Principado no incluyen ninguna partida para hacer frente a la crisis habitacional agravada por la pandemia, y mantienen los recortes en política de vivienda desde 2012

La Plataforma Antidesahucios de Oviedo denuncia que, un año más, la Junta General del Principado vuelve a ignorar la situación de emergencia habitacional que atraviesa Asturias, agravada en esta ocasión por las devastadoras consecuencias económicas y sociales de la pandemia. El Proyecto de Presupuestos de la región para 2021, que ya cuenta con el apoyo de una mayoría de la Cámara formada por PSOE, IU y Foro Asturias, no incluye ninguna medida efectiva en favor de las 2.500 familias asturianas demandadas ante los juzgados por carecer de recursos para hacer frente al pago del alquiler, un número que triplica la media de los últimos 7 años. “No dejar a nadie atrás” se ha convertido, lamentablemente, en otra promesa incumplida.

Ni medidas de choque, ni a medio, ni a largo plazo. El Gobierno de Asturias sigue instalado en el triunfalismo y la autocomplacencia y, desde su cómoda mayoría parlamentaria, insiste en su política continuista ignorando el cúmulo de demandas de desahucio que amenazan con colapsar los juzgados asturianos y que a finales de enero, cuando expire la suspensión de los lanzamientos decretada por el Gobierno de España, condenarán a 2.500 familias asturianas a vivir hacinadas en habitaciones de pisos compartidos, en infraviviendas o simplemente en la calle.

Por más que el PSOE y sus socios presupuestarios quieran presentar los de 2021 como unos presupuestos “con corazón social”, las cifras son incontestables: la política de vivienda, esencial para la integración de la población más vulnerable, sigue sometida a recortes y los niveles de inversión se mantienen en menos de la mitad respecto a 2012. Si entre 2000 y 2008 el Principado promovía más de 400 viviendas sociales nuevas cada año, en 2021 tiene previsto comenzar únicamente 41, por lo que el exiguo parque público de vivienda de Asturias, insuficiente para atender las necesidades, seguirá estando muy por debajo de la media europea. Las ayudas al pago de la renta cubren únicamente la mitad de la demanda, acumulan retrasos de meses, y únicamente contribuyen a impulsar aún más la actual subida de los alquileres.

Para PAH Oviedo, la alternativa a esta situación pasa por el incremento de la oferta de vivienda en alquiler asequible no sólo mediante la construcción de más viviendas públicas, sino aprovechando el enorme parque de viviendas vacías existente y los edificios de titularidad pública actualmente sin uso, y un plan de choque que permita a VIPASA prevenir los desahucios mediando entre arrendadores y arrendatarios, y alquilar directamente viviendas y ponerlas a disposición de las familias sin alternativa habitacional, que abonarían un alquiler en proporción a sus ingresos.

El drama social de los desahucios, inexistente para los partidos políticos asturianos

Sólo Podemos e Izquierda Unida incluyen en sus programas electorales medidas para hacer frente a la crisis habitacional y garantizar el derecho a la vivienda.

El pasado 5 de abril, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Oviedo propuso públicamente a los partidos políticos una batería de medidas para garantizar el derecho a la vivienda de las casi 110.000 familias en situación de riesgo de exclusión residencial y de las 500 personas sin techo en Asturias. Una revisión exhaustiva de los programas para las elecciones autonómicas demuestra que, lamentablemente, la crisis habitacional que sufre Asturias no está aún en la agenda política. Únicamente Podemos Asturies, y en menor medida Izquierda Unida, han asumido en sus programas algunas de las medidas propuestas por la Plataforma, como la aprobación de una Ley que reconozca el derecho a acceder a una vivienda digna y adecuada a cambio de un alquiler social -incluyendo el acceso a los suministros básicos de agua, electricidad o gas-, o la puesta en marcha de mecanismos eficaces para la prevención y la evitación de los desahucios.

El hecho de que cada día en nuestra región cuatro familias sean desahuciadas de sus viviendas no parece importar demasiado ni a Vox (cuyo programa electoral se desconoce) ni a Foro Asturias (el apartado “Vivienda” de su programa a día de hoy aún permanece vacío). Ni una palabra sobre desahucios tampoco en el programa del PP, que propone únicamente facilitar la construcción en las zonas rurales y, cómo no, impulsar la rehabilitación. Ciudadanos plantea el arbitraje entre propietarios e inquilinos para resolver lo que eufemísticamente denomina “desalojos” por impago de renta, además de otros propósitos vagos e imprecisos como promover “un aumento de la oferta de vivienda”. El PSOE continúa ciego y de espaldas a la gravedad de la emergencia habitacional, e insiste en mantener las políticas basadas en el asistencialismo vulnerando así el derecho fundamental de las familias en situación de vulnerabilidad (1 de cada cuatro en Asturias) a una vivienda digna.

Desde la PAH de Oviedo seguiremos insistiendo en la necesidad urgente de situar la vivienda en un lugar prioritario de la agenda política de la próxima legislatura autonómica, de manera que se incrementen los recursos destinados a ampliar el parque de vivienda social, se adopten medidas efectivas pare evitar los desahucios sin alternativa habitacional viable y se movilice el amplio stock de viviendas vacías propiedad de las entidades financieras rescatadas con fondos públicos durante la crisis.